Sorata-Bolivia

Caribe diverso

Lugar: Región Caribe. Colombia
Fecha: Agosto de 2009

Ante las adversidades planteadas a esta pequeña comunidad por las lógicas de un sistema excluyente y por los gigantescos monstruos de plomo y de metal que amenazan su región, niños y niñas desvanecen toda sombra de tristeza, jugando y danzando entre el crujir de los tambores.
Así, esta población de valientes aún mira las mañanas con luz de día y hechiza sus noches con gigantes de mil cabezas que enseñan y comparten su magia en compañía de la luna.


Puerto Valdivia/Colombia

101 AÑOS DE SOLEDAD. Moñitos/Córdoba-Colombia

TRAS LAS HUELLAS DE UN LLAMADO CERRO RICO


jueves, 15 de octubre de 2015



Como muchos de ustedes saben, Colombia exige "NO MÁS GUERRA".
Las negociaciones de paz avanzan lentamente, dando tumbos entre obstáculos impuestos por algunos insensatos: diosecitos de cristal que –desde sus poltronas– disfrutan viendo cómo el pueblo se desangra. Y es que, claro, la guerra incrementa la riqueza de esos diosecitos tristes, llena de oro el vacío de sus panzas insaciables.  
Como colombiano, yo he vivido la crudeza de la guerra. He oído los gritos de dolor, y algunas veces he gritado.
Hace un tiempo, tras presenciar uno más de los absurdos bélicos, escribí el poema que aquí les comparto. Compartirlo es sólo un intento por sumar voces que exijan "NO MÁS GUERRA".


Absurdo
(Ausencias de guerra)

Ecos,
murmullos, 
acechos de muerte.
Gritos de miedo de noches de sombra.

Entre un bosque de olvidos,
dos niños se atreven a cazar la luna.
Los lobos anuncian fusiles hambrientos.
Los niños no escuchan:
apuntan disparan fallan y ríen.
De nuevo disparan:
El cielo se apaga,
el mundo se pausa.

Se acercan susurros y pasos sin nombre.
Sin nombre y sin rostro.  
Un par de estallidos aturden el bosque.
                                
                                  Aleteos,
                                  derrumbe de ramas derrames estruendos.
                                  Dos gritos sin eco.

Ya sólo hay penumbras,
penumbras de ausencia.
Bosques teñidos de negro silencio.
Mutismos de muerte.

sábado, 7 de febrero de 2015


Hola gente, comparto el link de la Revista Axxón, donde hay un cuento que escribí hace unos meses. Un abrazo
http://axxon.com.ar/…/cuento-de-papel-y-tinta-azul-diego-m…/

COLOMBIA   Ilustración: Pedro Belushi Qué dilema, pensaba Marcos, buscando una banca en el parque...
axxon.com.ar|De Eduardo J. Carletti

Boceto de tinta sobre arena II

BRASIL, JERICOACUARA

Boceto de tinta sobre cielo de papel


Boceto de tinta sobre arena I

BRASI, JERICOACUARA.
Hola gente, les comparto un filminuto (mudo) que hice hace poco. Debería llamarlo filmimudo, aunque eso suena a osito de peluche deshilachado y mueco -sin mencionar que es sordo-. En fin, más que un video o un poema es algo así como un delirio y unas mil cien patas. Tal vez una breve invitación a escuchar el vuelo de la hoja que se lanzó del sauce.

domingo, 13 de abril de 2014

SUEÑOS FLOTANTES

BRASIL, JERICOACUARA (CEARÁ)

BRASIL, RIO AMAZONAS




miércoles, 9 de abril de 2014

SUEÑOS

COLOMBIA, ISLA FUERTE
                                    


ARGENTINA, IRUYA (SALTA)
                                       
COLOMBIA, MOÑITOS (CÓRDOBA)
                                  





jueves, 3 de octubre de 2013

miércoles, 28 de agosto de 2013

Puerto Valdivia, Antioquia, Colombia.


"Las rutas del tiempo"


Pizac, Depto. de Cuzco, Perú (2007)
Millones de golpes tributados a la tierra, miles de jornadas bajo el sol ardiente y el gélido viento dibujadas en la piel de este guerrero de mil años.
Hoy, con la tierra impregnada en el cuerpo y el tiempo trazado en el rostro, quema y succiona lenta y pausadamente un pequeño trozo de aquel extraño mundo industrial, pero ahora con la serenidad y el sosiego alcanzados luego de un largo camino.


martes, 31 de agosto de 2010

CANTO POR LA VIDA EN MEDIO DE LA MUERTE


En medio de la más cruda violencia, aún muchos apuestan por la vida.
MUNICIPIO DE MOÑITOS. COLOMBIA, 2009

ENTRE EL COLOR Y LAS SOMBRAS, LA ESPERA



CARIBE COLOMBIANO

EL TIEMPO Y SUS TESTIGOS




POTOSÍ, BOLIVIA, 2008

Son ya casi cinco siglos de explotación de minas y mineros. En estos techos se ha aferrado el tiempo, plasmando su transcurso. Bajo ellos se han refugiado risas y lamentos. ¿Sabremos de quién son éstos y de quién aquellas?